Máquina de afeitar de los 80's



La busqué por todos sitios y no la encontraba en ningún comercio, hasta que por fin en una pequeña y antigua botica de la ciudad en un rincón de su mostrador la vi.

La recordaba de mi padre afeitándose y de niño siempre me llamó la atención.

Sin dudarlo la compré y la llevé a mi casa, justo ese día me había afeitado, así que esperé ansioso unos días para que crezca la barba y poder usarla.

Hasta que por fin llegó el sábado con tres días de barba y me dispuse a usarla.

Por supuesto las hojas de doble filo se siguen vendiendo, no sé por qué, creo que las usan para coser.

Para darme una mejor experiencia no usé la espuma de afeitar y lo hice con jabón. Fue un poco áspero, no como esperaba, pero si la máquina rasuró al ras.

Pasado dos días lo hice otra vez, esta vez con espuma para afeitar, no mejoró mucho la experiencia.

Al cabo de varios intentos desistí, pasó unos meses y se oxidó.

La busqué, la encontré, la usé y le dije adiós... mejor estás en mis recuerdos...

Comentarios

Entradas populares de este blog

La máquina de coser de la abuela era Singer

El baúl de las mudanzas